<%@ Language=JavaScript %> Lo Nuevo en Mensajeros de Amor - Acapulco, Guerrero, México
    

 

 

Extracto de la conferencia:

EL ULTIMO MENSAJERO DEL SEÑOR JESUCRISTO

Rev. William Soto Santiago, Ph.D.

Martes, 20 Abril 2010

Acapulco, Guerrero, México

 

Lectura Completa

Descargar conferencia completa:

 pdf / audio / video

Dr. William Soto Santiago, Ph.D

Recuerden que Cristo dijo a Nicodemo, en el capítulo 3, de San Juan: “De cierto, de cierto te digo, que el que no nazca de nuevo, no puede ver el Reino de Dios.” Y luego le dice Nicodemo: “Pero, ¿cómo puede hacerse esto? ¿Puede acaso el hombre ya siendo viejo entrar en el vientre de su madre, y nacer?” Cristo le dice: “De cierto, de cierto te digo, que el que no nazca del Agua y del Espíritu, no puede entrar al Reino de Dios.”

Nacer del agua es nacer del Evangelio de Cristo, y nacer del Espíritu, es nacer del Espíritu Santo, tiene que recibir el Espíritu Santo y obtiene el nuevo nacimiento, nace en el Reino de Dios, el Reino que es eterno, así como para ver este reino terrenal y para entrar a este reino terrenal donde vivimos, ¿qué tuvimos que hacer? Una sola cosa: nacer; el que no nació, pues no puede, no ha podido vivir en esta Tierra, no ha existido.

Por lo tanto, así también hay que nacer, pero no es nacer de carne y sangre dice la Escritura, dice San Juan, capítulo 1, verso 12 en adelante, es nacer del Espíritu de Dios por medio de escuchar la predicación del Evangelio de Cristo, donde nace la fe de Cristo en nuestra alma y damos testimonio público de nuestra fe en Cristo recibiéndole como único y suficiente Salvador.

Recuerden que la fe viene por el oír la Palabra, el Evangelio de Cristo, y con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para Salvación, eso lo habla la Escritura en Hebreos, capítulo 10 y también en el libro del profeta Isaías, nos habla acerca de esto; por eso es que Cristo ordenó a Sus discípulos a ir por todo el mundo predicando el Evangelio a toda criatura crean o no crean; porque nadie sabe cuál va a ser creyente o cuál no va a ser creyente, todos tienen la misma oportunidad; y no se puede señalar una persona de incrédula a menos que haya algo que se le haya dado a conocer y no lo haya creído.

El ser humano siendo alma, espíritu y cuerpo, en su cuerpo tiene cinco sentidos: vista, olfato, audición, tacto y así por el estilo, cinco sentidos para comunicarse en esta Tierra, luego en su espíritu, su cuerpo espiritual que es un cuerpo parecido al nuestro pero de otra dimensión, tiene cinco sentidos también: imaginación, razonamiento y así por el estilo, y luego su alma tiene un sólo sentido: el libre albedrío para creer o para dudar.

Por lo tanto, con el libre albedrío es que la persona decide, es en su alma, por eso Cristo dice: “¿De qué le vale al hombre si ganare todo el mundo y perdiere su alma?” Es que el ser humano es alma viviente, Dios creó al ser humano, hizo al ser humano alma viviente, eso es lo más grande que hay en la persona: el alma, eso es lo que en realidad es la persona, el espíritu de la persona es un cuerpo de otra dimensión, la dimensión de los espíritus, y el cuerpo físico, pues de esta dimensión terrenal.

Y ahora, por eso se predica el Evangelio de Cristo y llega al alma, y ahí la persona hace su decisión, el ser humano siempre en su vida ha tenido que hacer grandes decisiones, pero solamente hay una que lo coloca en la Vida eterna, y es recibir a Cristo como único y suficiente Salvador, hacer la decisión de convertirse en un profesional, ingeniero, abogado o médico, eso no lo coloca en la Vida eterna, cuando muere no puede en la otra dimensión a la cual va, decir: “Yo soy el médico fulano de tal, abran ahí la puerta, o soy el abogado fulano de tal, o el ingeniero fulano de tal;” ahí no vale eso, “o el multimillonario fulano de tal.”

Cristo dio una parábola del hombre rico y Lázaro el mendigo, el hombre rico hacía fiesta, banquete cada día, pero cuando murió fue al infierno, y cuando Lázaro murió fue al Seno de Abraham, y el rico mira... en ese tiempo, pues estaban separados por un precipicio grande, y ve a Abraham allá y ve a Lázaro, y llama a Abraham, al padre de la fe, se acerca al precipicio y le dice: “Abraham, padre Abraham,” ¿ven? Era... reconocía a Abraham como el padre de la fe. “Padre Abraham, yo soy atormentado aquí en este lugar, envía a Lázaro con su dedo mojado en agua para que lo coloque sobre mi lengua; porque estoy atormentado en este lugar.”

Y Abraham le dice: “Hijo, en tu vida en la tierra tú tuviste muchos bienes, y ahora eres atormentado ahí donde te encuentras; y Lázaro tuvo muchos males en la tierra y ahora es consolado acá,” allá en el Seno de Abraham que vendría a ser el Paraíso de ese tiempo. Y entonces el hombre rico viendo que Abraham no iba a mandar a Lázaro, y si le preguntan a Lázaro: “¿Quieres ir a llevarle el dedo mojado en agua allá al infierno, al rico,” Lázaro va a decir: “No, a ese lugar no quiero ir,” y Abraham tampoco lo iba a mandar, y había un precipicio, que no podían... Abraham le dice: “No pueden pasar los que están acá donde tú estás, y donde tú estás los que están allá no pueden pasar acá.”

Así que, hay una separación de acuerdo a lo que haya hecho la persona en la Tierra, Lázaro servía a Dios aun con todos sus problemas, y ahora... y el rico con tanta riqueza y no servía a Dios, ¿de qué le sirvió la riqueza? Bien dice Jesús: “¿De qué le vale al hombre si ganare todo el mundo y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?” Miren el hombre rico no pudo decir: “Yo tengo muchas riquezas, las voy a dar para que me traigan agua acá,” no, no se pudo llevar ni un centavo; y luego se recordó de sus hermanos, y le dice: “Tengo unos hermanos (no recuerdo bien si son cuatro o cinco, cinco hermanos, y le dice), padre Abraham, envía a Lázaro a la tierra de nuevo, envíalo allá que vaya y visite a mis hermanos y les hable, les hable de cómo es esto acá para que no vengan acá donde yo estoy,” porque estaban en la misma condición que el hombre rico, se recordó de su familia, eso tenía que hacerlo cuando estaba en la Tierra.

Cada persona tiene que recordarse de su familia mientras está en la Tierra, para guiarlos en el camino de Dios, para que busquen a Dios, sirvan a Dios, lean la Palabra de Dios y sirvan a Cristo, reciban a Cristo como Salvador, la cita que les di: “¿De qué le vale al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según sean sus obras.” Tan simple como eso, eso está en San Mateo, capítulo 16, versos 26 al 28.

Y en San Mateo, capítulo 10, versos 32 al 33, Cristo dice: “Cualquiera que me niegue delante de los hombres, Yo le negaré delante de mi Padre que está en los Cielos. Más a cualquiera que me confiese delante de los hombres, Yo le confesaré delante de mi Padre que está en los Cielos.” Tan simple como eso.

Solamente siempre hay dos cosas, y una de ellas usted puede escoger, porque Dios coloca delante del ser humano la Vida y la muerte, y recomienda diciendo: “Escoge la Vida para que vivas tú y tu familia,” eso está en Deuteronomio, por ahí por el capítulo 30 ó 31, versos 14 en adelante.

Así que vean, Dios siempre recomienda que la persona escoja la Vida, es el capítulo 30 de Deuteronomio, versos 14 en adelante hasta el 20. ¿Y por qué Dios le da a escoger al hombre? Porque le dio libre albedrío, hizo al hombre, al ser humano a Su imagen y semejanza, y Dios tiene libre albedrío, a Dios nadie lo puede obligar a hacer algo, Él decide lo que Él va a hacer, y el ser humano tiene libre albedrío, por lo tanto no le puede echar la culpa a ninguna persona, usted tiene el libre albedrío; y por consiguiente Dios le va a pedir cuenta de cómo usó el libre albedrío que Dios le dio, y cada cual tiene su propia responsabilidad delante de Dios. ¿Qué hiciste cuando escuchaste la predicación del Evangelio de Cristo? ¿Lo recibiste o no lo recibiste? Si lo recibiste, pues Cristo ha hecho Intercesión delante del Padre con Su propia Sangre por usted, si no lo recibió, entonces Cristo lo ha negado delante del Padre en el Cielo, y esa persona no entrará al Reino eterno de Dios.

Por lo tanto, tenemos que enfrentarnos a estas realidades mientras estamos vivos, cuando ya la persona muere, ¿ven? Cristo fue y le predicó a los espíritus encarcelados, pero ya no había oportunidad de Salvación, era una predicación de condenación, diciéndoles por qué ellos estaban allí.

Y ahora, mientras estamos vivos en este planeta Tierra hay oportunidad de obtener el perdón de nuestros pecados, ser limpios de todo pecado con la Sangre de Cristo, ser bautizados en agua en Su Nombre y recibir Su Espíritu Santo y obtener el nuevo nacimiento, y vivir entonces eternamente, vivir con Cristo en Su Reino, se entra al Reino de Cristo en la esfera espiritual, y cuando lo establezca físicamente en la Tierra, ahí estaremos con cuerpos eternos y glorificados; y ya nunca más nos pondremos viejos, nunca más nos enfermaremos, nunca más seremos mortales; seremos inmortales como Jesucristo con cuerpos glorificados y eternos, y jóvenes para toda la eternidad.

Eso es lo que Cristo tiene para todos los creyentes en Él, y Cristo recuerden que es el Ángel del Pacto en Su Cuerpo angelical; y por eso vino a establecer un nuevo Pacto con Su Sangre preciosa; por eso dice: “Esta es mi Sangre del nuevo Pacto que por muchos es derramada para remisión de los pecados.” (San Mateo, capítulo 26, versos 26 al 29).

Ya no hay otro tipo de sacrificios para el ser humano, solamente hay uno, y es el Sacrificio de Cristo y la Sangre de Cristo para limpiarnos de todo pecado, no hay otra forma para ser reconciliados con Dios, no hay otra forma para el ser humano acercarse a Dios, bien lo dijo Cristo en San Juan, capítulo 14, verso 6, cuando dice: “Yo soy el camino, la verdad, y la vida; y nadie viene al Padre, sino por mí.” Son Palabras de Jesucristo.

Y ahora, no hay otra forma de llegar al Padre sin Cristo, Él es el camino al Padre, Él es la única verdad, y Él es la Vida, la Vida eterna, el que cree en Cristo tiene la Vida, el que no cree en Cristo no tiene la Vida eterna, lo que tiene es una vida temporera que se le va a terminar y no sabe ni cuándo se le va a terminar; y cuando se termina la vida física, entonces... y la persona no recibe a Cristo, entonces va a un lugar donde no quiere ir la persona, va a al lugar donde fue el hombre rico, y espera allí hasta después del Reino Milenial del Mesías, donde ocurrirá la segunda resurrección para ir ante la Presencia de Dios y ser juzgados por Dios, y después de allí ya Dios decidirá a dónde irá la persona.

Los que hicieron bien a los creyentes en Cristo van a obtener misericordia, los que no hicieron bien a los creyentes en Cristo, ni al pueblo hebreo, van a ser condenados y van a ir al lago de fuego donde estará la bestia, el falso profeta y el diablo, donde van todos los incrédulos, y a donde nadie quiere ir después que ya es muy tarde, y eso, pues la persona tiene que verlo mientras está viviendo en este planeta Tierra, que es cuando único hay solución a ese problema.

Y ahora, para el Día Postrero estará como en todos los tiempos, un enviado de Dios, como en el tiempo de Adán, de Set, Noé, Abraham, Moisés y Jesús, aparecerá el séptimo mensajero Dispensacional con el mensaje del Evangelio del Reino entrelazándolo con el mensaje del Evangelio de la Gracia, del Evangelio de Cristo; por lo tanto, será un predicador porque es enviado con el Evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la Tierra; por lo tanto conocerá el Evangelio de Cristo, el Evangelio de Salvación, el Evangelio de la Gracia, de la Dispensación sexta, y conocerá el mensaje del Evangelio del Reino, el mensaje para la séptima Dispensación, y podrá entonces ayudar a la humanidad, traerá su mensaje, y esa será la señal más grande del fin. “Y será predicado este Evangelio del Reino para testimonio a todos los gentiles, y entonces vendrá el fin.” San Mateo, capítulo 24, verso 14, y son Palabras de Jesucristo nuestro Salvador.

Ese mensajero no tiene que decir en ningún momento que él es ese mensajero, la gente lo tiene que ver, descubrir, porque la gente tiene la Biblia para verla y ver lo que Dios ha prometido, y él estará buscando en la Escritura y mostrándole a la gente todas esas promesas divinas. Por lo tanto: “EL ÚLTIMO MENSAJERO DEL SEÑOR JESUCRISTO,” en el tiempo final, será un mensajero que aparece en el libro del Apocalipsis también.

Ahora, leamos también San Juan, capítulo 20, para que tengamos un cuadro claro, dice el mismo Jesucristo, dice en San Juan, capítulo 20, versos... vamos a pasar al 13, está más fácil aquí, capítulo 13, verso 20 (estoy corrigiendo la cita).

“De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.”

O sea, al Padre, y vamos a ver si Cristo ha dicho que va a enviar a alguien en este tiempo final; bueno, ya lo leímos, uno con el Evangelio eterno para predicar a los moradores de la Tierra, pero vamos a buscar algún otro lugar, Apocalipsis, capítulo 1, verso 1 en adelante, dice:

“La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan,

que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.”

Aquí es enviado a Juan el apóstol un mensajero, para dar a conocer por medio de ese mensajero las cosas que deben suceder; y en Apocalipsis, capítulo 22, verso 16, Cristo dice:

“Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.”

Y ahora, Cristo dice: “Yo he enviado mi Ángel,” o sea, “mi mensajero.” Recuerden que ángel significa “mensajero,” y en este mismo capítulo 22, versos 6, dice en adelante:

“Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas (¿qué son los espíritus de los profetas? Son los cuerpos angelicales de los profetas), ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto.”

Aquí tenemos al enviado de Jesucristo, el Ángel del Señor Jesucristo, un espíritu de profeta que ha estado en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo todo el tiempo, y que así como el Ángel del Pacto allá en el Antiguo Testamento, en el cual estaba el Nombre de Dios, vino a la Tierra y fue conocido por el Nombre de Jesucristo cuando se vistió de un velo de carne que nació en Belén de Judea, era el Ángel del Pacto vestido de un Cuerpo físico para llevar a cabo una labor divina: la Obra de Redención, en esa misma forma Cristo ha enviado Su Ángel, como Dios envió Su Ángel en el Antiguo Testamento, y lo ha tenido en medio de Su Iglesia en Cuerpo angelical; para el tiempo final, va a tener un cuerpo de carne, un cuerpo que va a nacer a través de una mujer, y ahí va a estar ese espíritu de profeta, ese Ángel o mensajero del Señor Jesucristo, y a través de él va a hablarle a toda la humanidad con el mensaje del Evangelio del Reino, el Evangelio eterno que está prometido para ser predicado a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

Por lo tanto, la señal más grande del fin será la aparición de ese Ángel del Señor Jesucristo, de ese profeta, de ese espíritu de profeta en carne humana en el Día Postrero, predicando el Evangelio eterno, predicando el Evangelio del Reino, tan sencillo como eso, ese es el último mensajero del Señor Jesucristo para Su Iglesia y para todos los seres humanos; por eso le es ordenado predicar el Evangelio a toda criatura, a toda nación, pueblo y lengua, por lo tanto viene con un mensaje Dispensacional. Siempre el mensaje Dispensacional es para todos los seres humanos.

Y ahora, de los siete mensajeros, de los siete profetas mensajeros Dispensacionales, ése será el último; porque ya los otros seis vinieron y terminaron su ministerio terrenal.

“EL ÚLTIMO MENSAJERO DEL SEÑOR JESUCRISTO.”

Dice Cristo que estaremos viviendo en un tiempo como el tiempo de Noé. ¿Y qué hubo allá? Pues un mensajero Dispensacional con un mensaje Dispensacional que marcaba el fin del mundo antediluviano, y así va a estar marcando el fin del reino de los gentiles la aparición de ese mensajero del Señor Jesucristo en el Día Postrero predicando el Evangelio del Reino.

Tenemos que vigilar porque va a estar predicando el Evangelio del Reino que gira alrededor del Programa divino para el Reino del Mesías ser establecido en la Tierra, y va a estar hablando no solamente de la primera Venida la cual ya se cumplió, sino de la Segunda Venida; y por medio de él vendrán los detalles de la Segunda Venida de Cristo y de todo el Programa para la Restauración del Reino de Dios en la Tierra, lo cual será la Restauración del Reino de David; y el Trono de Dios en la Tierra es el Trono de David al cual Cristo es el heredero conforme a las Palabras del Arcángel Gabriel a la virgen María, que le dijo a ella que ella iba a tener un niño, y que le pusiera por nombre Jesús, y que sería llamado Hijo de Dios y que Dios le daría el Trono de David su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre y Su Reino no tendrá fin. Capítulo 1 de San Lucas, versos 30 al 36.

Y ahora, ese mensajero vendrá preparando todo para el Reino del Mesías. Con ese mensajero y su mensaje se hará la introducción al Reino del Mesías, se preparará todo, ese mensajero no solamente estará ligado al Cristianismo, sino también a los judíos, será el único mensajero de Jesucristo que será recibido por los judíos, pues ya los otros que vinieron durante las diferentes etapas de la Iglesia no fueron bien recibidos; pero ése sí va a ser bien recibido, y cuando lo veamos a los rabinos con él y veamos esa amistad; recuerden, ése va a ser: “EL ÚLTIMO MENSAJERO DEL SEÑOR JESUCRISTO.”

Van a reconocerlo, él no va a estar peleando, luchando con los judíos ni con los Cristianos tampoco, él traerá su mensaje para todos los seres humanos, y él mostrará que la paz permanente vendrá en el Reino del Mesías, porque el Mesías es el Príncipe de Paz de Isaías, capítulo 9, verso 6 al 7, y el Mesías va a reinar sobre el pueblo hebreo, sobre todo el Medio Oriente y sobre todas las naciones; por eso es el deseado de todas las naciones.

Todos desean un gobernante como el Mesías, lamentablemente no lo han podido obtener las naciones, porque hay muchos problemas, y aunque los gobernantes, presidentes, gobernadores y alcaldes, tratan de hacer lo mejor que pueden, están difíciles... la situación está difícil en la Tierra para lograr un gobierno perfecto.

Pero si se logra obtener... o el presidente o gobernador o el alcalde logra hacer el 50% de lo que prometió, está bueno; es que están difíciles las cosas y más con la situación económica actual, y con los terremotos por los diferentes lugares, y con los tsunamis, con todos esos problemas también de... todos esos problemas del medio ambiente, el calentamiento global y los mares subiendo sus niveles en donde muchas Islas van a desaparecer y las costas de las naciones pueden desaparecer todas, con todos esos problemas, casi nadie duerme tranquilo.

Pero recuerden, con Cristo en su corazón viene la paz y puede dormir tranquilo, la angustia existencial desaparece; porque sabe de dónde ha venido: vino de otra dimensión, de la dimensión de Dios; está aquí por un Propósito divino: ser rociado con la Sangre de Cristo y limpiado de todo pecado, y ser bautizado en agua en Su Nombre y Cristo bautizarlo con Espíritu Santo y Fuego y producir en la persona el nuevo nacimiento, y así ha asegurado su futuro eterno con Cristo en Su Reino eterno y sabe hacia dónde va; si muere, pues va al Paraíso donde están los apóstoles y donde están todos los santos de Dios, y luego regresará en la resurrección con Cristo en un cuerpo nuevo, un cuerpo glorificado.

Pero si permanece vivo no tienen ningún problema tampoco. “Aunque la Tierra tiemble y los montes se traspasen al corazón del mar o de la mar.” Porque a los que creyentes en Cristo, Cristo en Su Segunda Venida los transformará, y entonces tendremos cuerpos eternos y glorificados, igual al Cuerpo de Jesucristo y jóvenes para toda la eternidad; por eso no nos importa los años que nos pasen por encima, este es un cuerpo temporero, mortal; pero en el nuevo se acabaron los problemas.

Esa es la forma de Cristo resolver todos los problemas de los creyentes en Él: con la transformación para los creyentes que están vivos y la resurrección de los muertos en Cristo se acabaron los problemas para los creyentes en Cristo y no hay otro que pueda traer esa solución a una nación, solamente hay uno, y Su Nombre es SEÑOR JESUCRISTO, y yo lo recibí como mi único y suficiente Salvador. ¿Y quién más? Cada uno de ustedes también.

Si hay alguna persona que no lo ha recibido como su Salvador, puede hacerlo en estos momentos y estaremos orando por usted, para que Cristo le reciba en Su Reino, le perdone y con Su Sangre le limpie de todo pecado, y pueda ser bautizado en agua en Su Nombre y Cristo lo bautice con Espíritu Santo y Fuego y produzca en usted el nuevo nacimiento, para lo cual puede pasar acá al frente y oraremos por usted.

Lo más importante es la vida, y si esta vida terrenal es tan importante, cuánto más la Vida eterna; porque la vida terrenal se nos acaba algunas veces antes de los 100 años. Vamos a esperar unos minutos mientras los que todavía no han recibido a Cristo, lo reciban como Salvador para que Cristo les asegure su futuro eterno con Él en Su Reino eterno.

La decisión más grande es recibir a Cristo como Salvador, porque es la única decisión que coloca al ser humano en la Vida eterna. Los niños también de diez años en adelante pueden venir a los Pies de Cristo, pues Cristo dijo: “Dejad a los niños venir a mí; y no se lo impidáis, porque de los tales es el Reino de los Cielos.” Los que están en otras naciones también pueden venir a los Pies de Cristo, pues Cristo tiene lugar en Su Reino para los niños también y para los adultos también.

Así que, niños y adultos en todas las naciones que están conectadas en esta noche, en esta ocasión con esta actividad escuchando la predicación del Evangelio de Cristo, también en las demás naciones pueden continuar viniendo a los Pies de Cristo donde ustedes se encuentran allá en auditorio, iglesia o donde se encuentren, pueden venir a los Pies de Cristo para que queden incluidos en la oración que estaremos haciendo por todos los que están viniendo a los Pies de Cristo en esta ocasión.

Dios tiene mucho pueblo en esta Ciudad de Acapulco y también en toda la República mexicana, y los está llamando en este tiempo final; y también tiene mucho pueblo en toda la América Latina y en Norteamérica también y en todas las naciones, y los está llamando para colocarlos en Su Reino antes que sea demasiado tarde.

Todos deseamos vivir eternamente, todos deseamos entrar al Reino de Dios, todos deseamos la Vida eterna. Cristo dijo: “Mis ovejas oyen mi Voz y me siguen, y yo las conozco y yo les doy Vida eterna.” (San Juan, capítulo 10, versos 27 al 30).

Recibimos a Cristo al escuchar la predicación del Evangelio de Cristo para que Él nos dé la Vida eterna; porque no hay otra persona que nos pueda dar Vida eterna, solamente hay uno, y Su Nombre es: SEÑOR JESUCRISTO, y para darnos la Vida eterna, miren todo lo que tuvo que hacer: venir a la Tierra en un cuerpo de carne y morir en la Cruz del Calvario por todos nosotros, llevando Él nuestros pecados.

 

 


 

::: Canal WSS - El Mensajero de la Paz - 24 horas :::


Para poder ver la señal debes tener instalado el programa Silverlight en tu PC - dale en la imagen para descargar - luego Ejecutar y después instalar


 

Extractos de Conferencias del Dr.

"EL TIEMPO NO SERÁ MAS"


"GUIADOS POR EL ESPÍRITU  DE CRISTO"


"LA VENIDA DEL SEÑOR Y LA SEÑAL DEL FIN DEL SIGLO"

 

 

HAZME REVERDECER

WILLIAMS ROMERO

 


 

VIDEO:

ENTREGA TU CORAZÓN

A CRISTO

Click para mas videos...

 

 

 

 

 

 

tos de jóvenes mens